Wednesday, May 25, 2005

Médicos fronterizos

Después de ir en busca de información sobre una beca para el año que viene, que resulta que la sede de la Generalitat no está donde dicen que está, que resulta que la chica que debería saber no tiene ni puta idea de las becas, que resulta que la que yo quiero este año no la dan no se sabe porqué, que resulta que mecawenlaputa, voy a pillar el autobús Paral·lel - Francesc Macià que resulta que no para en Francesc Macià, sino que para en Hospital Clínic.
Bien.
Ya llego tarde al curro. Son las 11.30 y esto está lleno de médicos que dejan sus quirófanos para ir al bar a comerse un bocata de chorizo.
¿Que cómo sé que son médicos?
Porque van al bar carajillero de la esquina con la bata puesta.
Si se supone que un hospital es el paradigma de la higiene y la salud, que todo el material está esterilizado para evitar infecciones bacterianas y talycual, ¿por qué cojones se pasean los médicos con la bata por los bares de mala muerte, llenos de humo de tabaco, de aceite pringoso y de restos de croqueta? Hombre, pó favó...
¿Por qué no operan con el cuchillo de untar mantequilla? Precisamente porque tiene restos de mantequilla. Pues lo mismo con las batas. A no ser que tengan una bata de calle y otra de quirófano, que entonces me callo y me trago mis palabras con doble de ketchup.
Yo diría que lo hacen para vacilar. Si llevas la bata puesta te tratan de Doctor, impones más respeto, incluso a lo mejor el camarero te reserva una mesa y todo sólo por el hecho de llevar bata blanca.
En la facultad eso ya pasa.
Cuando la gente que está haciendo prácticas tiene un descanso se baja al bar con la bata, para que la gente diga: "Oh! mira ese, seguro que está haciendo prácticas de biología molecular y está a punto de descubrir la vacuna contra la cirrosis".
Yo, como soy de ecología, para vacilar iré con el cazamariposas y las botas de agua a tomar el café, aunque tal y como están de fabulosos los del bar de biología, seguro que sin mocasines no me dejan entrar.
Si no llevas bata no eres nadie.

3 comments:

Aldea Diaguita said...

Para un humilde estudiante de agronomía, cuando desea lucirse frente al resto, junta tierra, agua, los agita hasta lograr una mezcla homogenea y posteriormente realiza un gran aporte de materia organica tirandose el mismo a esta mezcla.
así puedes impresionar a las mujeres con tu estilo puramente agricola.

Anonymous said...

Pues un matemático para impresionar se despeina todo lo que puede, se saca media camisa por fuera, pone ojos de vizco y luce una mancha de tiza en cada rincón de su uniforme. Se apunta al club de los superdotados, en el que no puedes entrar si no tienes más de nosecuanto de coeficiente intelectual, y se pasea con un cubo de rubik debajo del brazo. Es muy duro lo de aparentar ser un matemático exitoso, más que nada porque tampoco trae ningún beneficio, como que da igual que seas exitoso o no, siempre serás el pringao de las mates. Por eso nosotras decidimos hace tiempo ser unas matemáticas mediocres, que es igual de cutre pero mucho más cómodo.

El cirujano (que ioputa...) said...

Y pensar que si vas por ahi se te puede manchar la bata!!! que es blanca! que se ve cualquier cosa!!!

Yo si me tengo que manchar no me la pongo. Pa eso tengo el delantal de flores. La mascarilla, el bisturí y los peucos los llevo a juego.