Wednesday, January 23, 2008

La extraordinaria paradoja del restaurante chino

¿A qué se va a un restaurante chino? A mi entender, a dos cosas: a jugarte la vida carcajeándote delante de los yakuzas de la pronunciación de "arroz frito" por parte de la camarera y a adivinar con qué parte de qué cuerpo está relleno hoy el wantún. Ése es la única incertidumbre que se padece cuando se va a un chino. En un chino nunca se va a arriesgar. Rollo de primavera-arroz tres delicias-ternera con cebolla-sake-toallita al limón. A la lavanda, en según qué casos. Pero no más. Cualquier restaurante chino es reconocible desde la distancia: farolillos colgantes, un par de leones dorados en la entrada y un nombre que siempre hace referencia a la tan proclamada filosofía oriental: el Chino Feliz, la Muralla Multicolor, Ni-Pón, ...
Cuando se va a un chino se sabe por qué se va. En un chino se come por cinco euros, a placer. Extra de arroz, extra de glutamato, extra de salsa de soja. Por supuesto, la ambientación oriental va adecuada con el precio que se paga por un menú que te comes en 30 minutos: vajilla de semiplástico con cenefas moradas, mantel apolillado, molduras en techos, paredes y suelos, pecera con cuatro carpas anaranjadas, chino sentado cerca de la caja.
A un chino se va a lo que se va. Cero parafernalia. Comer (barato) y listo.

Pues bien, hoy el placer de no poder ni siquiera levantarme de la silla después de una paliza de tallarines se me ha visto negado porque la persona con quien iba valora la estética del lugar a la hora de elegir restaurante, en lugar de lo práctico y lo barato. Por lo que he pagado más del doble por comerme a disgusto un trocín de pescado crudo envuelto en lo que caga Karmele en la isla de Supervivientes. Eso sí, ¡qué blancas las servilletas!

Diferencias entre norte y sur, lo práctico y lo estético, el ying y el yang, el caviar y la torrija.
Condenado estoy.

Monday, December 31, 2007

El arte de convivir (1ª parte)

Mi cama es de 140. En mi cama duermen dos personas. Cientocuarentaentredos son 70 para cada uno. No 65 y 75, si quieres ser amable. No 50 y 90, si no quieres acabar en el suelo.

Moraleja #001: defiende lo que es tuyo.

Tuesday, December 18, 2007

CV

Repasando un poco la carpeta de mis documentos (la única carpeta donde nunca guardo mis documentos) me he encontrado esto, una carta de presentación que enviaría hace año y pico a Vaho. Nunca recibí respuesta. Ahora sé por qué:

Nacido en 1981, nunca llegué a comprender qué hacía una naranja con piernas animando a la selección española por televisión
.

La falta de paciencia de mis progenitores, junto a la poca cooperación y la apatía que yo demostraba con llantos y pataletas para una plácida convivencia en el entorno familiar, hicieron que ambos bandos acordáramos que lo mejor para todos sería dedicar los primeros años de mi vida al ocio; nada de sexo, drogas y Rock&Roll: potitos, Playmobil y televisión.


Pero al contrario que a Pocholo, la televisión influyó en mí positivamente, desarrollando grandes dosis de creatividad e imaginación.
No es de extrañar, pues, que los Playmobil comenzaran a tener escarceos amorosos en el Barco Pirata al más puro estilo Falcon Crest.

Así, entre Lorenzos Lamas de sonrisa eterna y cuerpo de plástico rígido llegué a la adolescencia, donde empecé a experimentar con cartones, botellas, pegamento y tijeras; y en consecuencia, también con tiritas, esparadrapo y mercromina.


Tras la etapa de aprendizaje y de cortes en casi todos mis apéndices, pronto llegaron los resultados: durante cinco años consecutivos mis amigos y un servidor ganamos el preciado concurso de disfraces de la discoteca del pueblo, hasta que el jurado descubrió que el mismo trozo de tela había sido utilizado como rata gigante con motivo del disfraz de ‘V: Los Invasores’, para disfrazarse de orangután en ‘el planeta de los simios’, como león bípedo para el disfraz de ‘Gladiator’ y como Chebwacca de ‘la Guerra de las Galaxias’.

Evidentemente, el jurado no sabía nada de las 3R: reciclar, reducir, reutilizar.

Quizás por
el empeño de conocer algo más acerca del entusiasmo de los cítricos por el fútbol, decidí estudiar Biología en la UB. Ni aun realizando un proyecto de investigación sobre comunicación animal en Copenhagen (Dinamarca) durante un año pude sacar nada en claro. Todo parece indicar que la comunicación vegetal es otro mundo muy diferente al animal.
Tras la crisis post-universitaria, decidí investigar otros caminos, como el mundo de la creatividad, algo que siempre me había apasionado, pero en el que nunca me había metido a fondo.


Sin ningún título en diseño (y sin dinero) en el bolsillo es difícil hacer que te escuchen, pero de todos modos intenté durante un tiempo vender mis ideas en forma de camisetas, pins, libretas,... y descubrí un punto donde diseño (lo que siempre me hubiera gustado estudiar) y medio ambiente (lo que había estudiado) se tocaban.


Antes de acabar como repartidor de comida para periquitos a domicilio, preferiría dedicarme a otros quehaceres algo más interesantes, donde pudiera combinar mi faceta más teórico-ecológica con mi otro yo más artístico-creativo. Siento gran admiración por vuestro estudio, por lo que estais haciendo y por la manera que teneis de enfocar las cosas; es por eso que gasto el comodín de la carta-surrealista para ofreceros mis servicios en el caso que necesiteis a otra persona creativa, responsable, con mucha ilusión, ganas de trabajar y de aportar cosas nuevas en un campo que, creo yo, será bastante importante en el futuro.

Os adjunto también un CV estandard para aquellos amantes de lo clásico.


Thursday, December 06, 2007

De parranda

- Dicen que el editor que le encargó "A Blog pongo por testigo" le cortó las manos al ver el resultado económico del libro. Ahora, con sus muñones, cuando quiere poner "feismo" pone "gdfgweroisdamkpo" y por eso no escribe.
- A mi me dijeron que se enamoró perdidamente de Amor la primera vez que salió en Gran Hermano, tanto que se fue directo a Guadalix a esperar su salida. Mientras él iba en Renfe, el resto del planeta se enteró de que no era la petaca del micrófono el bulto de sus pantalones. Él no lo supo hasta que notó un ligero cosquilleo donde la espalda pierde su nombre (para adquirir el nombre de culo, que es lo que tiene la fisonomía, que le pone nombres a las diferentes partes del cuerpo). Y ahora no quiere contar nada más de su vida.
- Pues yo creí que quien escribía en Ooohmyblog! era el simio que reconoce la posición de los números más rápidamente que un ser humano -1234567890- y que no podía escribir porque estaba estudiándose la secuencia para salir en la tele.

Un consejo: no os creais nada de lo que dice Piqueras ni nada de lo que podais leer en Internet. Es cierto que estaba estudiándome la serie del 1 al 10. Es cierto que mi editor me odia y que recibo llamadas susurrantes a media noche, pero -de momento- conservo todos los apéndices. Y hablando de apéndices, es cierto que Amor la tiene más prieta que un bote de pepinillos. Pero para nada es cierto que haya dejado de escribir en el blog por alguna de estas razones, que por cosas peores hemos pasado.

La verdad es que mi vida ha dado un giro radical. Es como si Bertín Osborne borracho me hubiera presentado a la audiencia y me hubiera dado una patada hasta el túnel aquel lleno de humo, que parece la puerta de la Tesorería de la Seguridad Social. "Y Meirin se va a convertir en... Rafaella Carrá". Y efectivamente, mi cabello está pasando por una fase de transición a rubio antes de que se me caiga del todo. Además, he encontrado piso cerca de la comisaría donde mi gran colega Pou acostumbra a acudir cada sábado por la noche, no vivo solo, no duermo solo y, para colmo de mis males, me he hecho autónomo.

Así que me he pasado un mes entre funcionarios, administradores de fincas, enseñadores de pisos y atendedores al cliente varios. El mejor, el de Orange, que me tuvo un mes con una conexión a 56Kb. Un quiero y no puedo, como Julio Iglesias. Por eso, y por todo lo que no he escrito durante estos días, quisiera dedicarle este post a toda esa pandilla de hijosdeputa. Y ahora, Bertín, ¿ya puedo cantar?

Monday, October 22, 2007

El mundo al revés

Vaya, estaba viendo por la tele el desembarco de tropas militares en el Kurdistán por tierra, mar y aire y creía que era gente del Baix Llobregat intentando llegar a Barcelona para trabajar.

Friday, October 12, 2007

En tu puta vida

Ando liado buscando piso y por eso mi tiempo libre disponible es inversamente proporcional a mi grado de resquemazón intrapersonal pormigo mismo primero y por todos mis compañeros. Voy a la Oficina de Vivienda Joven de la Generalitat de Catalunya, pensando que con el problema tan gordo de vivienda que existe en los tiempos que corren, qué mejor que acudir al gran padre, nuestro Estado, solicitando ayuda.
- Hola, venía buscando piso y he pensado que quizás pueden ayudarme a encontrarlo, puesto que tienen una bolsa de vivienda a precio razonable.
-¿Cuántas personas?
- En principio, una.
- Pues con lo que gana usted, sólo podría tener acceso a las viviendas de menos de 220€, lo que en el mundo occidental es harto difícil. Por ese precio tenemos una barraca en Burundi, bien comunicado, con vistas a la sabana.
- Señorita, creo que están fomentando el hacinamiento y los pisos patera en Barcelona.
- Efectivamente.
- Bueno, inscríbame en la oferta. Correr delante de un león cada mañana me vendrá bien. Siempre quise hacer algo de deporte.
- ¿Tiene usted contrato, piltrafilla?
- Eventual, como todos los jóvenes entre los 16 y los 45 años.
- Lo siento, pero sólo tienen acceso a nuestra bolsa de vivienda aquellas personas con un contrato indefinido de más de año y pico de antigüedad, con aval inmobiliario y con un primo millonario viviendo en las Bahamas.
- Señorita, si tuviera aval inmobiliario no perdería horas de trabajo viniendo a esta puta oficina, en el culo de Barcelona, a mendigar una ayudita para un piso.
- Ah!, se siente.

Pues nada, que toca buscar piso en Loquo. Ardua tarea, pues si un anuncio es publicado a las 14:52, a las 14:53 ya está alquilado y realquilado a 46 inmigrantes que no le hacen ascos a compartir un plato de sopa con los pies ajenos de un compatriota metidos en el plato.

Tendremos que claudicar y acudir a las inmobiliarias, a que te despellejen en forma de avales, depósitos y comisiones.
85m2, int, s/m, a/a, 2hab, cind, piso eléctrico, 900€
- Señorita, lo de piso eléctrico, ¿se refiere a que no existe una caldera de carbón en el medio del salón para hacer funcionar el portátil, verdad?
- Sí, señor. Y a que ya puede ir olvidándose de tener ficus y melanina en sangre.
- Un detallazo lo de la caldera, gracias, eh?
Iniesta vivía en un piso eléctrico cuando era suplente. Ahora el sueldo le da para algo más: a tenor de su color amarillento, un ataúd con vistas o algo parecido.
Tendré que ir a visitarlo, puesto que las fotos que publican las inmobiliarias en internet no dan lugar a la generación de una idea más o menos coherente de cómo es el habitáculo, a no ser que seas Petra Delicado.
- Perdonde, señorita. ¿Podría ir a visitar el piso de cortinas de fantasía?
- Antes de nada, ¿tiene usted actualmente dinero líquido para pagarlo durante los próximos 4 decenios?
- Pues mire, da la casualidad que llevo ahorrando desde los 16 años para alquilarme un zulo como dios manda, o sea que sí.
- Bien, pues ¿qué le parece venir a visitarlo el martes a las 11?
- Pues me parece mal, señorita. Ya le he dicho que trabajo cuarenta horas semanales para poder buscar piso sin que los agentes inmobiliarios me insulten cuando les llamo para informarme sobre un piso.
- Ya, pero es que sólo los enseñamos en horario de oficina.
- Ya, pues entonces no pidan contratos laborales a los que quieren alquilar. Alquílenlo a los que buscan en los contenedores de basura, que tienen un horario algo más flexible.
- Ah!, se siente.

Eso sí, el problema de la vivienda es un bulo. La culpa es de los jóvenes que viven muy bien en casa de sus padres. Señores políticos, métanse en Loquo un par de horitas, a ver qué encuentran. Y ya que estamos, métanse sus propuestas electoralistas por el mismísimo agujero eléctrico, reformado, interior.

Friday, September 28, 2007

Mecawen...la globalización

Que provoca que las mejores mandarinas levantinas estén en Noruega, que para comer un buen plato de cocina mediterránea tenga que irme hasta Alemania y que manda huevos que el mejor pescado que haya comido en mi vida me lo hayan servido en Madrid.

Tuesday, September 25, 2007

Piensa mal

A raíz del descubrimiento del envoltorio del Bollycao, me llega esta imagen original de un anuncio de Prosegur:
Mi mente enferma ha conseguido eliminar elementos superfluos para ver otra imagen un poco más acorde con lo que dice el slogan:


Vía http://elwcdeeric.blogspot.com

Friday, September 21, 2007

Bollycao

¿Acaso soy yo el único que se ha dado cuenta lo que oculta el reverso del envoltorio del Bollycao? ¿Acaso estaré BORRACHO?

Pasad la noticia, rebelaos contra este mensaje subliminal que hemos mamado desde la tierna infancia y que explica nuestro desagradable gusto por el ron con Malibú.

Sunday, September 16, 2007

Todo es mentira

En las películas de Meg Ryan todo parece más fácil. Me explico. Te vas de vacaciones a París para el Pilar. Para empezar, Meg Ryan nunca dice que está en París porque ha cogido un par de días libres en la oficina para el puente de la Pilarica. Obvia detalles. Pero es así.

Sentada en la butaca del hall del hotel, se acerca un dandy a darle fuego justo en el momento en que se pone un cigarro en los labios. Más real es estar espatarrado en las escaleras de la entrada del hostal cuando se acerca una fulana a pedirte un cigarrillo. El dandy le invita a una copa. La tipa te pide pasta para un martini. Tontean, hablan de la Nouvelle cousine y se burlan de lo mal que huelen los franceses. La apestosa francesa habla del precio del bacalao en el mercao de Montmartre, se burla de ti y te pide pasta para otro martini. Meg intenta ser una señorita y niega tres veces antes de subir con el maromo a la suite 312. Vosotros vais calientes y a ti te da igual chocho que chochenta. Subís al cuchitril que te han alquilado. Entonces es cuando Meg Ryan besa al chico, se disculpa y va al lavabo, aparece con un picardías blanco satén, se acerca a la cama, el dandy la besa en el hombro, le sopla la oreja, se tapan con las sábanas de seda y, en la siguiente escena, aparecen fumando y hablando de nuevo de Vichysoisses, un tema -por cierto- un tanto desagradable después de haber consumado el acto.

Pero la vida real no es así, Meg. Ni mucho menos. Llegais a la puerta de la estancia, ella te sopla la oreja, le huele el aliento, tú no encuentras las llaves, no será por el sutil llavero de los hostales, empiezas a desvestirte en el pasillo, entrais, los únicos gusanos que han visto las sábanas no son los de seda, ya te lo digo ahora, ella se disculpa y va al lavabo, mea, vuelve, tú te disculpas y vas al lavabo, meas y escupes, vuelves, intentas quitarle el sujetador, imposible, ella se quita los zapatos, huelen, os desnudais por completo a excepción de tus calcetines que te dan un toque chic, os continuais besando, deslizas tu boca barriga abajo, huele, deslizas tu boca barriga arriba, te pones sobre ella, cargas y apuntas,

paro técnico

Lo retomais donde lo habiais dejado, pero esta vez con protección. Destrempera, vuelta a comenzar. Besos, lametón, soplar oreja, lametón. El combo. Cargas, apuntas,… disparas. Demasiado rápido. Un poco de teatro. Finges, pero tú estás listo y seguir es tontería.

Paro técnico.

No aprietes ahora, no vaya a ser que estire y se quede tó dentro. Nudo. Lanzamiento parabólico hacia el lado de la cama. Ploff. Nuevo récord mundial. Modorra. No puedes dormirte, dale conversación, hazle un masaje. No puedes dormirte, no te duermas, tu misión no ha acabado. No me refiero a darle placer a ella. Me refiero a asegurarte de que la goma no es la una entre mil que Condonex agujerea para asegurarse futuros clientes de aquí a 16 años y 9 meses. Te disculpas, coges la goma y vas al lavabo.

Nunca he visto en una peli de Meg Ryan una escena -interior, noche- donde aparezca un tío desnudo, en pleno post-coito, en el lavabo llenando de agua un condón usado debajo del grifo. Es una escena triste ver cómo el tipo duda -una vez hecha las comprobaciones- entre si vaciarlo en la pica del lavabo o volver a hacerle un nudo y tirarlo a la papelera en forma de pez globo.

Meg, esto nunca nos lo cuentas.

Como escena triste, la de un tipo acuclillado ante el water, masturbándose, intentando apuntar al centro, que no salpique los baldosines para no tener después que limpiarlo. Es una escena igualmente triste que la de llenar un globo de agua, pero te ahorras el posible disgusto de saber que el globo pierde y también te ahorras el cigarro de después (y todo el post-coito asociado); y es que a ti el humo del tabaco (y todo el post-coito asociado) te da dolor de cabeza.

Friday, September 14, 2007

Mecawen... el biodiesel

Que hace que la furgo huela a palomitas y que es la excusa perfecta para subir el precio de los Chettos de maíz.

Sunday, September 02, 2007

Quetún pampán

Uno, que no pare ninguno (excepcional antítesis)
Anoche me preguntó mi hermana que si Tintín entradito en carnes jugaba en el Barça. Eso, junto al nuevo anunció de atún claro Calvo y a la noticia de que el Terrat estrena Peta Zetas -un programa sobre los años 80 donde uno de los redactores es el autor de ‘los malditos 80’, uno de los blogs que escogí para el libro “A Blog pongo por testigo”- me ha hecho pensar que mi hermana no recuerda ni uno sólo de aquellos pases de Laudrup mirando a Cancún.

Dos, nos movemos los dos (buscando la métrica perfecta)
En cierto modo, mi hermana ha tenido una infancia más correcta -que no más feliz- que aquellos que vivimos la época en que para declararte a la chica más guapa de P-5 cantabas una canción de Tenesse con todos tus colegas haciéndote los coros. Si eras gay (por aquel entonces, marica) y tu madre tenía unos abanicos XL colgados en el recibidor, entonces eras la reinona de primaria, lo que implicaba ponerte siempre de portero en la hora del recreo.

Tres, lo mismo pero al revés (omsim ol)
Aún conservo con cariño moratones en mi muslos de aquellos partidos de fútbol 40 contra 40, con 5 porteros (porteros-delanteros, por descontado), con una pelota de plástico verde diseñada con la más alta tecnología alemana del momento para darle el punto de ahuevamiento perfecto que hacía que cuanto más fuerte chutaras más se desviara el balón. Todo el balón en sí estaba elaborado por maestros artesanos que traspasaban su experiencia de padres a hijos y que sabían la cantidad exacta de plástico que debían inyectar para que cuando el balón se chutara, sonara hueco al 100% (scuuumm…). Si el balón era completamente esférico y no seguía el modelo elipsoide del globo terráqueo, esa pelota no servía; si pintaban los hexágonos perfectos, borraban y volvían a pintar hasta que los hexágonos no encajaran; si el pitorrillo no sabresalía el standard de 3 mm para que dejara la cara marcada, el balón a la basura; si la rejilla que protegía la pelota era fácil de sacar, el balón no era digno de salir a la venta. High-tech a nuestro servicio. Eso eran los 80.

Cuatro, me voy de bareta un rato (poesía contestataria)
Esa tecnología también estaba presente en la alimentación. ¿Cómo sino iban a poder hacer mortadela con la cara de Micky Mouse? ¿O de dónde iban a extraer ese colorante rosa chillón que utilizaban para el bollito de la Pantera Rosa? ¿Y los sabores del Tang y de los polines Flash de a duro? Todos esos colorantes y conservantes comprados a precio de ganga en Chernobil por el gobierno de González nos ha pudrido de tal manera el cerebro que en la actualidad nos cobran 1.500 euros por el alquiler y nos pagan 900 por un trabajo de mierda y nos parece estupendísimo. Por desgracia para nosotros, las generaciones venideras se alimentan de Actimeles y Biofrutas, con lo que para ellos –y no para nosotros- será la gloria.

Cinco, bailo y brinco (por el culo…)
Puede que la alimentación no nos ayudara a luchar por nuestra supervivencia, pero quizás nuestra generación aún no esté extinguida gracias a esa capacidad de esquivar los problemas que nos dio el Monkey Island. Las luchas verbales de Guybrush Threpwood contra Elaine me han sacado de muchos apuros a lo largo de mi vida. Un 'tú eres cola, yo pegamento' en el momento oportuno te puede salvar de una buena paliza. Los que jugamos al Monkey Island somos optimistas porque si la vida se nos pone muy cuesta arriba, sabemos que se le puede dar al F10 y cargar una partida anteriormente guardada (siempre que hayamos guardado la partida anteriormente). Y si las cosas se ponen muy muy feas, hay que saber también que con 100 anillas te dan una vida extra. Al menos en la Sega Master System.

Seis, no me veis (el que va ciego eres tú, Chimo)
Optimistas también lo somos gracias a tipos como Will Smith, un tío marginal que al final sale adelante en un mundo lleno de gente rica y poderosa. Wow. Como la vida misma. Yo personalmente me sentí muy reconocido cuando salí del Prat –ciudad sin ley, pero con montañas de farlopa- y me fui a vivir a un adosado en la playa de Castelldefels.
Las ganas de vivir de Michael J. Fox también han dado fuerza a toda una generación. Queremos vivir el presente, y por nada del mundo queremos viajar al futuro en un trasto (que es un coche viejo, Doc, coño) culpable del parkinson y de la baja estatura de Michael.

Siete, que nadie se siente (incursión en la poesía golpestadista)
Otras enfermedades muy comunes entre los que rondamos los 25, como el rechazo total por parte del género femenino o la drogodependencia, se deben a la manera en que empleábamos nuestro tiempo libre: coleccionábamos chinitos de la suerte dejando nuestro futuro en manos de lo místico, practicábamos la postura del perrito pero con el yoyó, en el campo jugábamos a pichi, tunéabamos las peonzas con chinchetas, jugábamos a las canicas –chivas, pie (o medio pie), tute, matute, (retute), guá- o nos pegábamos fostiones con manos locas hechas también siguiendo normas estrictas de calidad propias de la URSS. Una mano loca estaba hecha sola y exclusivamente para pegarla a la pared tres veces. Después se llenaba de pelos y pelusilla, la lavabas, pero ya no pegaba igual. Todo estaba estudiado al dedillo. Nos educaron para practicar el consumismo atroz.
El sistema consumista también provocó nuestra obsesión por los botones, que ha derivado a nuestra obsesión por apretar pezones, clítoris y puntos g: las Reebok de Pump tenían un botón para hincharlas –algo que nadie jamás consiguió-, el Exin-basket se basaba en apretar botones, igual que el Tragabolas, y la mejor distracción que nunca tuve fue aquel mono colgando de unas anillas que apretando los botones laterales, daba volteretas. Este vicio pulsátil nos llevó al dominio absoluto del mando a distancia y, por consiguiente, del teletexto -precursor de todo este tinglado de internet-. En la tele descubrimos a Jesús Gil metido en un jacuzzi y, como consecuencia, a las mamachicho y al fútbol televisado. El fútbol, la tele. La tele, el fútbol. Almas complementarias. ¿Quién no perdió un par de dientes emulando la catapulta infernal de los gemelos Derrick? Yo sí. Tres.

Ocho, me voy de baretas (y a tomapolculo rimas)
Aparte de Oliver y Benji, la tele era nuestro Dios, nuestra salvación. Nos críamos con la tele. Podría decirse que la tele fue nuestra Supernanny. Descubrimos la pederastia con Don Pimpón. Conocimos la traición a través de la tele, cuando cambiaron a Espinete por una cosa amarilla con la napia de Mike Thyson que se llamaba Yupi. Tuvimos nuestras primeras excitaciones con Xuxa. Descubrimos las diferentes clases sociales con los Fraguel Rock: primero estaban los fraguel, los enrollaos que se ponían de éxtasis (representado por construcciones de metacrilato) hasta las cejas; luego estaban los curries, los currantes; los trolls, que eran los malos; y la montaña de basura.

Estoy seguro que todos los de mi generación han crecido queriendo ser fraguel, pero que muchos –por el momento- sólo son curries. Haciendo gala del optimismo que nos caracteriza a los jugadores de Monkey Island, puedo decir que podría ser peor: conozco a muchos que finalmente se han convertido en montañas de basura.

Thursday, August 30, 2007

Mecawen... el síndrome postvacacional

Que no lo sufro cuando vuelvo yo de vacaciones, sino cuando vuelve mi jefa.

Sunday, August 26, 2007

All you need is loft

¿Por qué lo llaman loft cuando quieren decir habitación de 17 m2 con camping-gas y orinal?

Purito marketing, supongo.

Friday, August 17, 2007

Voy...lo mato y vuelvo

En el lejano oeste, Facundo consigue robar los 300.000 dólares que viajan en ferrocarril pese a la fuerte custodia de los soldados. Facundo consigue ocultarlo en algún lugar , entre las Montañas Rocosas. Pero la codicia que el dinero robado provoca desencadena toda una serie de persecuciones por el desierto. De esta manera, Monedero -un cazarecompensas de bigotillo sureño y con un apellido del todo apropiado- acaba por dar con Facundo, al que le sustrae toda la información aceca del paradero de los miles de dólares. Pero Monedero no lo tendrá fácil, puesto que el sheriff le ha puesto precio y sabe que tarde o temprano acabará en sus manos. Y así es, Monedero es arrestado y el sheriff decide fusilarlo.
Pero en ese momento...



De momento Monedero tan sólo va. A tenor del espectacular resultado en taquilla de este magnífico flim, seguramente los productores se reserven el asesinato y la vuelta de Monedero para próximas secuelas.
En sus mejores Youtubes.

Friday, August 10, 2007

La pasión de Cristo

Casa de Nuestro Señor. 14:30 h.

- Racing- Osasuna: 1. Espanyol- Getafe: X. Mecawen sós. Otra vez la he vuelto a cagar en el pleno al 15. ¡¡¡Pedrooooooooooo!!!
- ¿Me llamaba, señor?
- Escúchame una cosaaaa…, Pedro. ¿Has leído la prensa últimamente?
- No, señor todopoderoso.
- Llámame Dios, a secas. No quiero parecer pretencioso. Qué te iba a decir… ¿has visto lo que pone en el Mundo Deportivo? ¡Qué hay un nuevo mesías en Barcelona! ¿Pero quién ha mandado otro mesías a la península, con la calor que hace?
- Ese diario está retrasado, señor. Se refiere a Messi, cuando le metió un golazo al Getafe en la Copa.
- ¡Ya está la prensa regional jodiéndome los planes! ¿No iba a ser una sorpresa, lo del nuevo mesías? ¿Y no iba a ser hijo de Tom Cruise, el primer hombre que iba a quedarse embarazado, rollo revelación divina?
- Seguimos creyendo que su idea es magnífica, señor. Es provocar un giro inesperado a la historia de la humanidad. El plan sigue adelante. Realmente es una idea estupenda, señor. Solo al elegido pudo ocurrírsele semejante ocurrencia…
- Menos coba, Pedrito, que al final me voy a endiosar. De todos modos, habrá que bajarle un poco los ánimos a estos barcelonistas, ¿no crees?
- Se lo merecen, señor.
- Pues se va a cagar el mesías ese de pacotilla. ¿En Hong Kong me has dicho que están, no?
- Lo he mirado en el Google Earth.
- A ver si el señorito mesías puede con un tifón de fuerza 8 - activa la palanca de tifones al nivel 8.
- Señor, genio de la creación…
- Que no. No me vengas con perdones evalengistas ni coñas de esas. No puede ser que los jugadores de un equipo se endiosen, que bastantes somos ya aquí arriba.
- Es que Messi no ha viajado con el equipo, mi señor. Está en Barcelona.
- Malditos catalanes. Se las saben todas estos provincianos. Desde lo de Ponci Pilats que no paran de tocarme las pelotas. Por lo pronto se van a quedar sin luz una temporadita. Ya está bien de tanta font màgica, tanto LED para un edificio fálico y tanto misticismo ñoño.
- Pero mi Dios, ¿no ve que en Barcelona ahora mismo hay más gente del Arsenal, del Bremen o del Lokomotiv que del Barça, que están todos de vacaciones?
- Incomunicaremos la city, y después les prenderemos fuego a todos en mi nombre, como en los viejos tiempos. Habrá que llamar a algún inquisidor. ¿Sigue Josemari en activo?
- Ahora se dedica al show bussiness, señor.
- Bueno, ya hablaré con Losantos. Por lo pronto haz que se retrasen todos los vuelos, crea colas kilométricas en las carreteras de entrada y salida y tráeme todos los cables de cobre de las líneas ferroviarias; le haré unos collares a Buda, que el rollo jipi le va mogollón.
- ¿No cree que se pasa, señor? Con Cher no ha actuado así, y se cree más diosa que Venus.
- Cher no nos marca un gol ni con Kahn de portero.
- Entoces sí.
- Mira, tráete a Casaus (N. del A.: homenaje), que es el único que se salva y a los demás ya los puedes ir lesionando. ¡Y aupa geta!
- Sí señor, a sus órdenes mi señor. Y Torres al Liverpool; menuda liga nos espera.

Sunday, August 05, 2007

Se va el chaval, se va por el barranquillo

- ¡Mira, mira! ¡Corre ven, mira!
Uyuyuyuyuyuyuy, ayayayayayayay
Mira, mira, mira, mira.
Uuuuuf, ¡qué dolor!
Ay ay, mira mira. ¡Corre!
¡Hostias!
Pa'berse matao.
10 de junio de 2007. Fostión de Robert Kubica en el GP de Canadá.

-Ayayayayay.
Mira, mira. Hostia puta. Mecawen sos.
Hostia hostia hostia, ¡mira, corre!, ¡ven y mira!
¡La puta, qué dolor!
Mira eso, mira mira ¡Pero mira!
Jooder.
8 de julio de 2007. Espectacular cogida en los encierros de San Fermín.

Nos encanta. La gente se da de hostias por los sitios y a nosotros nos encanta verlo por la tele, con lo ojos achinados y con cara de asco, como protegiéndonos del dolor ajeno. Nos gusta ver a la gente sufrir. Arrugamos la nariz cada vez que vemos en las noticias perros rabiosos atacando a niños, cuerpos mutilados por la guerra o peleas entre vecinas que se llevan una el tinte rubio de la otra entre los dedos. A los americanos les apasiona el Náscar o el hockey sobre hielo, no por el espíritu deportivo ni por ver al ser humano competir contra sí mismo. A tomalpolculo ñoñerías. Lo ven porque se dan de cazos. Y punto pelota. Y por mucho que digamos "aist, qué asco, cambia la tele y pon los Osos Amorosos", en el fondo pensamos "déjala un pelín más, a ver si se ve cómo le explota el cóctel molotov en el careto". Y no digamos que no. El dolor y el sufrimiento ajeno nos atrae desde la infancia, cuando jugábamos a quemar rabos de lagartija, a echarles carbón ardiendo a los perros o a cronometrar cuánto tiempo tardaba un hámster en derretirse en el microondas. El tiempo avanza, y ahora los tiernos infantes se dedican a quemar homeless o a apedrear a sus profesores, pero en el fondo es lo mismo. La culpa no es de El Buscador ni de los noticiarios de Telecinco, que sólo muestran grabaciones desde teléfonos móviles de peleas y vejaciones. La culpa la tiene Alfonso Arús, que inventó (según él) los programas de vídeos caseros, donde te daban una pasta si grababas a tu sobrinito bateándole los güevos a tu padre.
Si me hubieran grabado cuando me dejé los piños en la pista de básket o cuando me rajé la napia bajando la bici de la furgoneta de mi padre, ahora estaría forrao y sería el rey del youtube. Pero sin rencor. Ahora llevo la cámara a todas partes. Se va a cagar el Robert Rodríguez.

Tuesday, July 31, 2007

Mecawen...el hambre en el mundo

Que hace que me regomelle la conciencia cuando me dejo la mitad de las natillas con sabor caramelo.

Pero qué malas que están, joder.

Sunday, July 29, 2007

Autobiografía de uno mismo a día de hoy

Acabo de llegar de un workshop en las Canarias donde todos excepto yo eran artistas o diseñadores. Cuando en la presentación dije “me llamo Jon y soy biólogo” la gente empezó a cuchichear por lo bajini. Durante dos días no me hablaron. Era el bicho raro. “Biólogo” es solo una etiqueta que no me define, así como “artista” es otra etiqueta incompleta que debería complementarse con los adjetivos “malo”, “del montón” o “que pinta como el culo”. Así pues, para aquellos que solo me conocen en una de mis facetas muestro un currículum de lo que he hecho hasta ahora, y lo haré en tercera persona, porque uno no es nadie en esta vida hasta que no habla de sí mismo como si estuviera hablando de otro.


Jon Meirin es un tipo ecléctico que ha tocado diferentes palos, pero mal.
Amigo de sus amigos; buen profesional, pero mejor persona; siempre está ahí cuando se le necesita;… son frases recurrentes que también se pueden aplicar en este caso.
Socio número 347.773.345 de la red de bibliotecas y cliente plus del Caprabo, ha bailado con la más fea (e incluso, en alguna ocasión, hasta la ha besado).
Zurdo y biólogo de nacimiento siempre tuvo problemas para aprender a tocar la guitarra. No así para tocar las pelotas.
En su faceta profesional, su vida transcurre entre documentos de integración paisajística, campos de golf, tazas de café a las 11 y reuniones con peces gordos obesos. Puro aburrimiento. Es por eso que en su tiempo libre se dedica a sus labores:
Fue co-creador de la gaceta universitaria “Interjournal”, logrando el hito de convertirse en personan non-grata en el bar de la facultad durante dos semanas. Su consagración literaria llega de la mano de la publicación de “A Blog pongo por testigo”, un libro por el cual aún no ha cobrado derechos de autor ni por el cual aún no le han partido las piernas, así que una cosa compensa a la otra.
Ha participado en los cortometrajes Rocky VII, Corrupción en Castefa (encarnando al ayudante negro del prota que muere dos días antes de su jubilación; la toma de la muerte fue repetida 48 veces) y otro corto de nombre desconocido donde hace el ridículo emulando a los BackStreetBoys rodeado de ositos de peluche, y que reza cada noche para que nunca aparezca en el Youtube
En el ámbito artístico, ha participado en la exposición “Del residu a l’art”, “Jóvenes talentos de Majadahonda” (sin tener talento ni ser de Majadahonda) y “Fame/Fake”, donde le robaron su camiseta del Che-homer expuesta. Cabe destacar también que durante cuatro años consecutivos gana –junto a sus amigos- el preciado concurso de disfraces de la discoteca Symbol, hasta que el jurado descubre que el mismo trozo de tela ha sido utilizado como rata gigante con motivo del disfraz de ‘V: Los Invasores’, para disfrazarse de orangután en ‘el planeta de los simios’, como león bípedo para el disfraz de ‘Gladiator’ y como Chebwacca de la Guerra de las Galaxias’.
En el ámbito del diseño, ha participado en varios concursos y en el taller de “ecodiseño y su entorno local”, en Gran Canaria.
Su vertiente más emprendedora le lleva a montarse un negocio de dados pintados con rotring que vende a frikis de todo el mundo por internet. También se monta una tienda de camisetas en Spreadshirt -la número 75786- donde vende sus diseños al mejor postor.
Ha vivido en Mataró, el Prat, Castelldefels, Copenhagen y Berlín, ciudades cosmopolitas todas ellas.
Habla catalán y castellano, entiende el italiano y destroza el inglés.
Actualmente, se encuentra en un periodo de transformación total, intentando redirigir su vida y teñir su cabello de rubio a base de cerveza y manzanilla.

Wednesday, July 25, 2007

Postales

En las postales del Amazonas no se aprecian los mosquitos, aunque haberlos haylos, lo que más.
Las islas Canarias se encuentran a tomar por culo de quilómetros de distancia de la península y lo único que sabemos es que van con una hora de retraso, que hace sol todos los días del año y que las canarionas siempre van en tanga. Todo mentira. En este puto pueblo de 15.000 habitantes solo hay aborígenes viejunos -que, afortunadamente no van en tanga-, el sol es como una leyenda que aparece de vez en cuando, entre nube y nube, y que cuando se asoma y vas a la playa resulta que no hay playa, que solo son roconchos y un mar bravío que si te despistas acabas en Mauritania sin necesidad de patera. Estas son mis vacaciones en las islas afortunadas. ¡Qué fina ironía, los exploradores franceses! Malditos hijosdeputa.

Sunday, July 08, 2007

El timo de la Stampetta

Europa no es tan grande como Napoleón se pensaba. Si en el siglo XVIII hubiera existido Easyjet, la familia Bonaparte se hubiera dado cuenta antes del montón de mierda que estaba conquistando y se hubiera montado un negocio de tartaletas en la bretaña francesa, un negocio mucho más rentable, donde fuera a parar.

Los Bonaparte, muy listos ellos, se dieron cuenta del percal que se cocía en España y enviaron al tonto de la familia, Pepiño, a gobernar en un terruño del que poco cabía esperar (Zaplana aún no había empezado Marina d’Or), donde incluso osaban mezclar sus buenos vinos con Coca-cola y donde a la delicada Vichyssoise le metían ajo, tomate y pepino a mansalva, generando ésta unos reflujos que podían durar semanas. A ese brebaje le llamaban gazpacho. Y mochilo también andaba por allí.

Con Italia les pasó igual. Italia es un país tipo ‘Oceanía’ en el Risk, que por poco que quieras, siempre la acabas intentando conquistar. Se conoce que fueron Bonaparte y los suyos a Italia con toda su buena fe a probar el cappuccino y salieron escaldados y sin un puto franco. Este fin de semana me he sentido Napoleón, pero un poco más alto y con la mano en otro sitio. Existen dos sentencias que vienen de aquellos tiempos, que deben conocerse para evitar riesgos y que yo aprendí a base de panderinos:

Uno) no te fíes de un italiano y
dos) nunca te intentes hacer el gracioso con un italiano.

A Milán que me fui a comer escalope con mi amada:

- Salve – el camarero italiano que viene, por fin, a mi mesa.
Yo, que por mucho italiano que entienda y por mucha superficie de gafa de sol que lleve puesta, nunca daré el pego como un lugareño teniendo a mi vera a una alemana color rojo centollo, me avanzo con toda mi buena fe:
- Buon giornno, due escalopini, sivuplé.
- ¿Espagnolo?
(Joder, cómo me ha clichado)
- No, de Barcelona.
- Ah, claro, de Barcelona. Vafanculo. Non che lai escalopini, ma io tengo unos panetoni divini de la muerti.
- Ok, va benne.
Regla número 1: nunca te fíes de un italiano.
El milanés, que se va y me trae unos sandwich jamón y queso enrollaos a modo de kebab de jamón y queso. No están malos, me esperaba lo peor.
- Muolto buonno, camoranesi –le digo al camarero por el extraño afán de todo turista en el extranjero de querer entablar una relación con el camarero más allá de la de cliente-camarero.
- Ah, entonces vuole uno altro?
- No, no, que era de cortesía.
Regla número 2: nunca intentes hacerte el gracioso con un italiano.
- Vafanculo, espagnolo di merda.
- Me trai la cuenta?
- Sí, esto… trenta euros.

...Scuum...

Y aquí no existe el beneficio de la duda. Dreissig se podría confundir con dreizehn (trece) o thirty se podría confundir con thirteen, pero trenta son treinta. Esto es lo que nos dio de bueno la latinización y no hay más tu tía.

Como siempre, de todo hay moraleja: a no ser que quieras pagar 5.000 pesetas por un par de bikinis y dos cervezas,
regla número 1: nunca te fíes de un italiano y
regla número 2: nunca intentes hacerte el gracioso con un italiano.

Y así es como yo, al igual que Napoleón, dije “que le den por culo a estos tipos que llaman tutti frutti -que suena a toditas las frutitas, una cursilada que ni Leticia Sabater – a la macedonia de frutas, algo que -por otro lado y ahora que pienso- si ese nombre se debe a la variedad y diversidad de frutas que tiene el plato, sería más correctamente llamado antigua unión soviética de frutas".

Pero eso ya son otra historia y otros países, donde -de momento- aún no vuela Easyjet.

Wednesday, July 04, 2007

Se vende blog

Se vende blog bien de precio, por no poder mantener.
Ubicado en zona media-alta de la blogosfera, un área tranquila, familiar y sin demasiado tránsito, alejada de los céntricos Orsai, Ezcritor o Elsentidodelavida.
Con una superficie de 1024x768, la bitácora está completamente amueblada con cuarenta mil palabras de fuente Trebuchet mediana.
Adaptable a cualquier ambiente incluido esotérico, pornográfico o de fenómeno-fan, a convenir. Posibilidad de reformas con el fin de ubicar publicidad o links.
Acabados en colores suaves de una paleta de 256, con fondo diáfano y estructura de párrafos e interlineado de 1,5.

Para entrar a escribir.

Sunday, June 24, 2007

Optimismo (y sordera) a los 80

Tiruriro tiruriro tiruriro........................................tii

- ¿Sí?
- Hola Víctor, ¿cómo estais?
- No soy el Víctor, abuela, soy el Juanma.
- Ah! Hola Shawarma, ¿estais bien?
- Bueno, la verdad es que estamos un poco en crisis porque nos hemos comprado un coche nuevo...
- Pero estais bien, ¿no? ¿Y tu hermana?
- A mi hermana le ha quedado matemáticas y está un poco depre y, además, con la edad del pavo...
- ¿Pero cómo estais?
- Y yo no sé si dejar el trabajo.
- Yo estoy bien.
- Y mi hermano no sabe qué hacer con su futuro...
- ¿Pero estais bien?
- Bueno, a mi padre le duele la pierna, seguramente tengan que operarle.
- Entonces estais bien, ¿no?
-... Sí, abuela. Estamos todos bien.
- Vale, me alegro. Cuelgo, que me están haciendo trampas a la brisca mis amigas.

Y luego nuestros mayores se quejan si no los llamamos periódicamente.

Monday, June 18, 2007

El pelotazo

En un gesto inesperado, mi hermano me comenta que el ayuntamiento de Castelldefels se gastará la partida presupuestaria referida a la fiesta mayor en Mari Carmen y sus muñecos. Mi hermano será el técnico especialista que le meta la mano en el culo a Mari Carmen para que mueva a Doña Rogelia. Hay gente que se hizo famosa hace 30 años e hicieron más llevadera la transición a nuestros padres, así que un respeto. José María Íñigo alivió los dolores post-23F y pre-parto de muchos de nosotros. Quien salía en la tele era famoso y, por lo tanto, idolatrado por el populacho, y con razón. Hace 30 años meterle la mano en el culo a Rockefeller tenía su rollo. En el 2007, cuando por la tele salen toda clase de pseudofamosos tocándole los cojones al personal, no tanto. Por eso me sorprende que Georgie Dann, los hermanos Calatrava, Uri Geller o Mari Carmen sigan en activo 30 años después con el mismo espectáculo, siguiendo con el rollo de querer doblar cucharas doscientas veces redobladas. Se trata de vivir de las rentas del pelotazo que dieron hace 30 años cuando 20 millones de personas se enganchaban a la tele por no apetecerles follar. Igual que ahora, por cierto. Y por eso, siguiendo con el paralelismo, me imagino que de aquí a 30 años, la Patiño o Kiko de GH seguirán cobrando por inflársele la vena y por inflarle los cojones al personal, que seguirá enganchada a la tele y sin ganas de follar.
Renovarse o morir.
Algunos se han renovado, todo hay que decirlo.
José Luis Moreno, por ejemplo, de ventrilocuo a productor de éxito. O Isabel Pantoja, que pasó de entretenernos con su folklore a entretenernos con sus estafas económicas.
Aunque en estos casos, mejor era la muerte.

Thursday, June 14, 2007

Mecawen...el calentamiento global

Que me deja marcadas las roderas del sudor de las axilas en la camiseta.

Sunday, June 10, 2007

Es-pa-ña

Para mí, está claro. Yo me quedaría con la actual letra del himno español, cantada con la mano en el pecho por grandes y pequeños, por Sánchez Jaras y Raúles, por castellanohablantes y otraslenguasoficialeshablantes:

Chun-da chun-da
tachunda chunda chunda
chunda chunda chín
tachunda chunda chín

Chunda tachunda
tachunda chunda chunda
chunda chunda chín
tachunda chunda chín

(x2)

Monday, June 04, 2007

Bicing

Ayer usé por primera vez el Bicing. El Bicing es un nuevo sistema de transporte urbano implantado en Barcelona que consiste en una serie de bicicletas aparcadas por toda la ciudad que puede usar todo el que se haya hecho socio. La verdad es que es una buena idea. Por el módico precio de 6 euros puedes usar una bicicleta para desplazarte donde quieras. Bueno, donde quieras no, pues dispones de media hora para dejarla en alguno de los aparcamientos habilitados y no en todas partes hay aparcamientos para estas bicis. Y aunque la idea es muy buena, a la primera bici que cogí ayer se le salió la cadena. Y a la segunda se le movía el sillín. Pero la idea es muy buena, eso sí que no lo vamos a negar. Tampoco es muy cómodo ir en bici por Barcelona, donde en cualquier cruce se te puede llevar un coche por delante. No hay demasiados carriles-bici, pero la idea de poner un servicio de bicicletas económico para los ciudadanos en Barcelona me continúa pareciendo buena. Aunque tampoco es muy económico si -como me ha pasado- te descuentan de tu cuenta bancaria más de los 6 euros porque no les constaba en los ordenadores que yo hubiera aparcado la bici que usé antes de los 30 minutos reglamentarios. Pero la idea en sí es muy buena. Y es que al final, lo que cuenta, es la intención. Y los votos.

Friday, May 25, 2007

Hispanic Mist

Todo empezó aquel día.
Estábamos hartos de pensar que las cosas no iban bien y no quejarnos.
De preguntarnos ¿por qué vale más caro el Caprabo que el Dia?
¿Por qué recojo las cacas del perro si mi vecino no lo hace?
Hasta que alguien dijo:
¿Y por qué no nos quejamos?
Y lo hicimos.
Primero fueron cosas pequeñas, cosas que parece que no son importantes. Nos quejamos de la sintonía de los Nokia, del olor a fritanga de la ropa después de ir de tapas, de las colas en el súper. Después todo fue a más. Nos quejamos de los precios de los pisos, de la falta de trabajo, de lo mal que está la Renfe, de lo que cobra Saviola.
Por todas partes la gente no cambiaba las cosas, pero se quejaba un poquito de todo.
- ¿Pero qué coño de tónica me pones, si te he pedido una Casera?
Ahora somos más los que pensamos que todo es una puta mierda.

Todo puede ser más Hispanic


Sunday, May 20, 2007

El mundo deportivo

Según los rumores aparecidos durante los últimos días en la prensa deportiva, el FC Barcelona baraja la incorporación de los siguientes fichajes para la próxima temporada: Miroslav Klose, Thierry Henry, John Terry, Frank Lampard, Robben, Kaká, Materazzi, Ribéry, De Rossi, Barzagli, Diego Milito, Forlán, Roy Maakay, Jansen, Cristiano Ronaldo, Diogo, Joe Cole, Essien, Drogba, Shevchenko, David Villa, Jordi Pou, Baptista, Romario, Roger Fereder, Maria Sharapova, Rafa Pascual e incluso Di Stefano que -según Txiki Berigistain- "aún le quedan un par de años buenos"; aunque según mi humilde opinión, ya sería bastante con que le quedaran un par de años.

3 cosas:

- Qué fácil es vender periódicos cuando no hay noticias.
- Con una lista así, Arús lo tiene chupado para volver a repetir en el Força Barça, como cada día, aquello de "ese fichaje ya lo había anunciado yo".
- Si al final vienen todos, el Barça va a tener un equipazo impresionante (o 4 de resultones).

El poder del politono

Y nunca digas "de esta agua no beberé", [...] porque aunque Bunbury siempre diga que nunca reaparecerá con Héroes del Silencio, el volver a escuchar "Avalanchaaaaaaaaaa" en forma de politono para tu móvil es algo a lo que pocos pueden resistirse.
Tiempo al tiempo.

Ooohmyblog, 20 de marzo de 2005.


Diez años después de su separación tras la tensa relación entre sus componentes, Héroes del Silencio confirma su reaparición en público y anuncia diez conciertos para 2007.

20minutos, 18 de mayo de 2007.

Saturday, May 12, 2007

Il Panderino III

Estuve a punto de cortarle los colloni a Marinni en varias ocasiones. Ma nunca me atreví a hacerlo porque la primera impresioni es la que cuenta, y reconozco que desde que salvó a Davide de las garras del tío Pete ayudándole con la bici sentí que Marinni era un tipo espeziale. Y a alguien que salva a alguien de la familia se le considera otro más de la familia. Sonata di pento. Le ofrecí entrar en el mio negocio de bicicletas. Como los demás, debía portare bicicletas a la mia casa y yo le ofrecía una parte de las ganancias de su venta en Christiania, ma Marinni solo traía merda a casa, bicicletas sensa ruedas que encontraba en la basura y bicicletas de colore azul pastel que ni los repipis de los franceses aceptaban. Paziencia. A Marinnini había que atarlo en corto, pues cuando bebía le soltaba el rollo de que laboraba para la mafia a todo el mondo. A mi me lo comentó un pare de veces, y a la gramola de Political Science otras tantas. É un mondo dificile e vita é intensa. Así que le ofrecí venirse a vivire con la mia familia. Él, agradecido, me ofreció algo de jamón serrano. No ese prosciutto di merda que tenemos en Italia, no. Jamón del que se me saltaron las lágrimi. Para celebrar el negocio de contrabando de jamón incipiente, celebrami una festa por todo lo alto en casa: lambrusco, panetoni y Rafaella Carrá a tutipleni. Felicitá é momenti e futuro incerto. Aquella noche Marinni bebió troppo grappa. Ma troppo troppo. Se creía el Roberto Baggio de la festa, el líder que quiso llevarnos a todos a Political Science e invitarnos a birra caliente robada, que sabe mejor. Lo habíamos hecho otras veces. Mientras uno desenchufaba la gramola y el barman miraba porqué no iba la música, unos diez o veinte nos metíamos en la barra y nos llevábamos todas las cajas de birra. Los muy cousins siempre creyeron que aquellas cajas arrinconadas las traíamos de casa. Marinni se empeñó en llevar a las ragazzi en la cesta de su bici azurra. Yo lo miraba desde atrás. Fue un espectáculo lamentable. Al final Marinni se comió los setos y se quedó dormido sobre su propio meado en la fermatta. Lo cogimos y lo llevamos a casa.

Después de due jornata de descansi, Marinni volvió a ser persona y nos echó en cara que le hubiéramos robado la bici. Pobre Marinni, no recordaba niente. É nostra picola vita e nostro grande cuore, así que, sin darle explicaciones, mandé a uno de los míos a que buscara su bici. Por supuesto, la bici seguía allí donde se pegó el lechazzo. Nadie querría una bici de aquel colore.

A pesar de todo, Marinni me seguía cayendo bien. Aquel jamón… Decidí etrechar los lazos de la mia familia con él, así que urdí un plan que no podía fallare: lo liaría con Alessia, una tremenda ragazza con un panderino impresionante, primi segundi de me. No sé que pasó aquella noche, ma solamente sé que Alessia estaba en la sua casa, mientras que a Marinni lo encontramos potando en la última esquina que le quedaba por potar en aquella gran citá. Vafanculo. Marinni acabó con la mia paziencia; había menospreciado aquel panderino que ya para mi quisiera si liarse con alguien de la familia no fuese pecato, así que ya tengo preparado un manillar de bici para el siguiente fallo que cometa.

Monday, May 07, 2007

Mecawen...la democracia

Que me jode un domingo de playa por tener que hacer de vocal en un mesa electoral.

Esto con Franco no pasaba.

Saturday, May 05, 2007

Teaming, coaching o la teoría de los chimpancés y el macho alfa

Como “A Blog pongo por testigo” aún no está en la Fnac, me he enganchado a la sección de libros que hay entre la estantería de los de autoayuda y donde se encuentran los de Jorge Bucay, de autodestrucción emocional. Son los libros tipo “Freakonomics”, “El economista camuflado”, “Gran Ikea” o “La buena suerte”, donde en todos intentan hacerte entender que no vale la pena meterme en el showbusiness, que ellos lo han pasado fatal comiendo ostras y bebiendo champagne a diario. Según estos entendidos en el mundo empresarial que han dejado sus negocios para ponerse a escribir libros -por lo que deduzco que no les iría tan bien en su empresa como dicen- existen dos alternativas diferentes para ser un buen líder: el teaming y el coaching. El teaming consiste en potenciar el equipo, en ser comprensivo y motivar al conjunto para llegar al éxito: Rijkaard. El coaching es más de gritar, dar órdenes al grupo y no delegar en nadie para conseguir lo que uno se propone: Van Gaal.

Si a esta teoría le quitamos el esnobismo de los anglicismos se nos queda en la famosa teoría de los chimpancés y los gorilas. El hombre -y Bush es el menos capacitado para decir lo contrario- proviene del simio. Los chimpancés y los gorilas tienen comportamientos sociales diferentes. Entre los animales en general, aquellos con más dimorfismo sexual (el macho es más grande que la hembra, o viceversa) tienen un comportamiento más del tipo señor-vasallo. En cambio, aquellas especies donde macho y hembra son físicamente muy parecidos, las relaciones son más de igual a igual. Los machos gorila de espalda plateada -los jefes de la manada- pesan el doble que las hembras. Por otro lado, se hace difícil diferenciar un chimpancé macho de una hembra.

Así, por ejemplo, Van Gaal se cree un macho alfa, el individuo gorila que lidera a su grupo y que no consiente que las hembras no estén dispuestas permanentemente a satisfacer sus caprichos sexuales. Todo lo que él dice es lo correcto y todo lo que él manda ha de ser obedecido.

Rijkaard es más como un chimpancé, donde prevalece el grupo en detrimento del individuo. Si a las hembras les duele la cabeza, pues no hay sexo, si existen dos opciones, se habla y se discute hasta encontrar la mejor solución para todos los individuos del grupo.

La teoría de los chimpancés y los gorilas es aplicable en todos los ámbitos sociales. Tu jefe puede ser chimpancé o gorila. Seguramente tu padre no deje el mando de la tele ni cuando va al váter: gorila. O entre tú y tus amigos os poneis de acuerdo en la discoteca a la que ireis esta noche: chimpancés. O vais a ver la peli checa subtitulada que tu novia se ha empeñado en ver, aunque los demás prefeririais ir a ver Spiderman tres: gorila. O crees en la democracia -chimpancés- o prefieres a Aznar -gorila melena plateada.

Saturday, April 28, 2007

Saturday, April 21, 2007

Why

Veinte años aprendiendo inglés - my taylor is reach and my mother’s on the desk- y luego resulta que la acción de la serie House no tiene lugar en una inmobiliaria. Por mucho fanatismo que provoque la serie, tampoco es para tanto; por lo general, las tramas siguen siempre el mismo patrón: una persona -normalmente un niño o un discapacitado- que va al hospital porque le duele el costado, le dan unos gelocatiles, se le complica el asunto, 30 segundos de publicidad, le diagnostican una inmunodeficiencia patoclástica adquirida, le meten en la máquina del escáner para joder al espectador claustrofóbico, el negro o el rubito la cagan, 24 minutos de publicidad, el tipo está a punto de morir, caen en la cuenta de que es alérgico al bizcocho de manteca, le dan una sal de frutas y, al final, resulta que tenía gases y se salva.

Tampoco nos quejaremos ahora de la calidad de los guiones de House, pues en este blog siempre se ha seguido el mismo patrón y nadie nunca ha dicho nada: anécdota, metáfora y moraleja. Y sin publicidad, señora.

Aparte del morbo que pueda provocar la directora del hospital, lo bueno que tiene House es que el doctor encarnado por Hugh Laurie -un actor que, de no ser por la serie, (no) hubiera sido recordado por Stuart Little- intenta siempre llegar hasta el quid de la cuestión, aunque sea a base de pulirse el presupuesto del hospital en pruebas médicas para un tío al que justo salir del hospital le caerá un piano de cola encima.

Que la sanidad pública va mal se entiende, pero que me receten tetrazepam (un relajante muscular que provoca fuerte adicción) a los dos minutos de auscultarme por tener un dolor en el tórax, pues no tanto. Porque yo controlo y tal, y me estoy quitando, pero no todos tienen la misma fuerza mental que un servidor; porque así empezó Bunbury, con una receta mal dada por un dolorcillo, y ahora no hay componente de Héroes del Silencio que lo aguante en pie sobre un escenario.

Solemos quedarnos en lo superficial y no ahondar en el problema. Quitarse la costra es fácil e incluso –si la usas para ensalada- reconfortante, pero meter las pinzas en la llaga y ver supurar fluidos viscosos acostumbra a hacer más daño. Explico la metáfora, que desde lo de las pastillas estoy que no regulo mi flora cerebral: es mucho más práctico montar un par de centrales nucleares que no investigar en fuentes de energía alternativa. O es suficientemente ético declarar una semana de luto por la escabechina que hizo el enfermo mental en la universidad de Virginia en lugar de replantearse la ley que regula las licencias de armas.

A Zapatero ya le fue bien nuestro hábito de limpiar los muebles sin quitar los libros. En lugar de preguntarnos por qué siguen subiendo el precio de los pisos o por qué tarda tanto la paz en el País Vasco, nos reímos durante quince días de él porque no sabía que el precio de un café varía dependiendo de si es descafeinado de sobre o de máquina.

Y aquí viene la moraleja: son tres las cosas más importantes que he aprendido durante mi formación científica: siempre que un experimento no dé el resultado esperado hay que trampear los datos, nunca pruebes la mayonesa directamente de la batidora sin haberla desenchufado antes y, la otra, que siempre, siempre, siempre hay que preguntarse el porqué de las cosas.

Saturday, April 14, 2007

Il Panderino II

Mi relación con la mafia italiana comenzó a fraguarse mucho antes de irme a vivir con ellos. Yo vivía con el tío Pete, un borracho viejo verde que habitaba en un caserío a las afueras de la ciudad. Pete realquilaba habitaciones a estudiantes por una módica cantidad. Lo que el anuncio no decía es que Pete se paseaba en calzones por toda la casa, bebía a morro de la leche que tú comprabas y te obligaba a ayudarle en las tareas de mantenimiento de sus terrenos.

Cuando conocí a Davide yo estaba sudado por haber acabado de podar los árboles del jardín de Pete. Se presentó como mi nuevo compañero de cuarto. Davide me enseñó todo lo que sé sobre Italia: que un antipasti no es un radical en contra de los macarrones, que el secreto está en la masa, y que –como yo ya sospechaba- Rafaella Carrá había hecho un pacto con el diablo desde un plató de la RAI, aquí, en directo.

Yo le ayudé a diferenciar a Calamaro de Coti, a manejar un cuchillo jamonero y le recordé que por mucho que en inglés se escriba “the end”, jamás de la vida se lee “te eeende”. Hicimos buenas migas. Tanto, que planeamos una estrategia en tocata y fuga para escapar de los abusos del tío Pete. El plan que ideamos era sencillo, pero necesitábamos la ayuda de otra persona. Fue entonces cuando Davide me presentó a Guido, el italiano que si hubiera jugado la final del Mundial de fútbol, le hubiera hecho la raya en medio a Zinedine Zidane. Mientras Davide y yo estuviéramos cortando leña, Guido llamaría a la puerta haciéndose pasar por vendedor del Venca. Aficionado como era Pete a usar toda clase de cosméticos para darle brillantez a su calva, estaba claro que no dudaría en probar el nuevo tratamiento con sobrasada (algo que en aquel país extraño desconocían) que Guido le ofrecería. Mientras él le untara la sobrasada en el cabezo, nosotros aprovecharíamos para recoger nuestras cosas. Guido le diría que tenía que darse calor para que el elixir surtiera efecto y le haría meter la cabeza en el microondas. Entonces, en el minuto que durara el presunto tratamiento, Guido se uniría a nosotros y huiríamos. No podía fallar.

El día en que Pete entró en la cocina con un manillar de bici preguntando quién coño había puesto aquello encima de su cama entendí que aquello era la señal. Era el día en que tocaba fugarse. El plan no salió todo lo bien que esperábamos porque se conoce que Pete ya había metido en el microondas su cabeza untada en Philadelphia con resultado desfavorable. De todos modos, nuestras bicicletas esperaban a la vuelta de la esquina con las alforjas repletas de ropa de abrigo y bocadillos para el viaje. Salimos corriendo, nos montamos en ellas y comenzamos a pedalear con Pete en calzoncillos y lleno de sobrasada pisándonos los talones. Pero de repente oí un agudo ¡aúuuuuuuua! No cabía duda, se trataba del timbre de la bici de Davide. Tenía problemas. Miré hacia atrás y allí estaba él, ajustándose el sillín. Di media vuelta y, mientras Guido le bajaba los calzones al tío Pete, yo –en una décima de segundo y equipado con la llave Allen que desde entonces llevo colgada al cuello a modo de rosario- ayudé a Davide a colocar el sillín, engrasar la cadena, ajustar el retrovisor, revisar los frenos y acomodar la bocina con forma de patito de goma en el lado derecho del manillar. Fue entonces cuando pudimos pedalear con todas nuestras fuerzas hacia la gran ciudad y escapar así del poder opresor rural. Por el camino, ya más relajados, Guido me confesó que se había quedado sorprendido al verme haciéndole la ITV a la bicicleta de Davide. Me preguntó también si sabía lo que era una cesoie y si tenía trabajo en la ciudad. Y como Pete se había quedado con toda mi ropa interior y mi dinero, acepté encantado entrar en su negocio por unas pocas perras, aunque no supiera de qué cazzo me estaba hablando.

Sunday, April 08, 2007

A blog pongo por testigo (el libro)

12 de abril de 1995

Querido diario,
Hoy he comido pollo con patatas y un yogurt.
Me gusta Lola, mi señorita de matemáticas.
Hace dos días que Felipito no me habla. Qué mal le sentó que le empujara mientras saltaba el potro en clase de gimnasia.

De un tiempo para acá, muchas cosas han cambiado: lo que antes se llamaban novatadas ahora se le denomina bulling; ya no hace falta usar la imaginación para fantasear con tu amor platónico, tan solo hay que entrar en Google para encontrar imágenes de Lola con poca ropa haciendo toda clase de algoritmos; y, lo más importante, los diarios íntimos y personales ya no son tan íntimos. Ahora se les llama blogs y todo el mundo escribe uno.

Son muchos los que emulan a Ana Frank, Kurt Cobain o Bridget Jones escribiendo sus andaduras diarias, pero son pocas las personas que las pasan tan putas como Ana Frank, se meten tantas sustancias psicotrópicas como Kurt Cobain o están tan resquemadas como Bridget Jones. Lo normal es que, siendo así, los blogs resulten aburridotes.

Pero de vez en cuando se encuentra alguna historia entre tanto blog que te alegra la mañana. El libro “A Blog pongo por testigo” busca esas historias, las recopila y te las ofrece en formato papel para que no te dejes las retinas abrasadas delante de tu PC.

“A Blog pongo por testigoes una recopilación de 63 textos de 44 autores diferentes que, aunque poco (o nada) conocidos, tienen mucho más talento que el rubio de Cruz y Raya. Son historias frescas, divertidas y originales que te harán pasar un buen rato sin tener que recurrir a los ya manidos vídeos de chinos pegándose de talegazos contra el suelo bajados del Youtube.

Encuentra más información en http://ablogpongoportestigo.blogspot.com

Ya a la venta en las mejores librerías.

Saturday, March 31, 2007

Todo el mundo conoce a Miss Gipuzkoa

En el bar de la Facultad de Económicas. Madrid. 2 de la tarde:
- ¿Te acuerdas de aquella chica que conocimos en Pacha Bilbao y que intentamos emborracharla, pero que tuvo que venir la ambulancia a por nosotros?
- Sí, hay que ver cómo preparan los cócteles en el País Vasco.
- Pues su prima tiene una amiga que conoce a Miss Gipuzkoa.
- Anda, no me digas.

A la misma hora en la taberna Kakorri (Laredo):
- ¿Pues no que ha ganao el concurso a Miss España la zagala aquella que nos encontramos haciendo autoestop en la autovía?
- Ni era una zagala ni te la mamó como agradecimiento a que la recogieras.
- Ah, coño... Pues se parece.

En el mismo sitio a la misma hora:
- Pues me ha dicho mi sobrina, que se ve que su cuñado trabaja donde trabaja la tía de Miss España, que la chica se operó las tetas y los pómulos.
- Pues según mis fuentes -que son más fidedignas que las tuyas-, resulta que antes era un tío, pero que se cambió de sexo porque en el concurso de Mister había más competencia.
- No me extraña que ganara. Eran todas más feas que Karmele.

Según cuenta la leyenda, todo el mundo conoce a alguien que conoce a alguien que conoce a alguien que conoce al Rey. No nos extrañe encontrar entre el montón de correos electrónicos que aparecen en los emails FWd:: la dirección 'juanca_elrey@hotmail.com'. Resulta que tengo un amigo que de pequeño iba a la consulta del Dr. Mejide, el padre del archiconocido vendedor de sí mismo que ahora aparece hasta en la sopa. Me ha contado que le olía el aliento a ajopringue. A partir de esa transmisión de información ya me creo en el derecho a pensar que sé algo de Risto Mejide, a opinar de él y a hablar de él (mal, por supuesto) como si le conociera de toda la vida.

Siempre decían en el colegio que Lidia Bosch vivía en aquel mismo pueblo. Yo nunca la vi, pero a todos los foráneos les decía que Lidia Bosch vivía allí y que estaba muy contenta de aquel pueblo de olor a azufre. Seguramente Lidia Bosch nunca vivió allí, su madre no regentó (como decían) una panadería y estuviera hasta la polla de la peste que hacían los vecinos del pueblo de al lado.

Seguramente por eso ha estado un tiempo desaparecida y ahora ha vuelto con un anuncio donde se dice que una de las protagonistas es Lidia Bosch, pero que -al menos- la nariz, los pómulos, la barbilla y el abdomen no son de la Lidia Bosch que el amigo del amigo del amigo de mi amigo del colegio conocía.

Y es que tiene que ser fóbico saber que todo el mundo conoce a alguien que conoce a alguien que conoce a alguien que te conoce. Menos para el Rey, que está encantado. Se lo dijo el otro día a mi vecino, mientras le ayudaba a cambiarle la rueda a su moto.

Saturday, March 24, 2007

Generación Youtube

Cuando vamos de vacaciones a un lugar remoto no observamos el paisaje en directo, sino que intentamos recoger cuantas más imágenes en la cámara de vídeo mejor para luego poder ver la película en casa con unas palomitas y los pies encima de la mesa. De la misma manera –y por el hecho de considerarnos civilizados- intentamos absorver cuanta más cultura mejor, sin tiempo para procesar. Se entiende como cultura a Paul Auster, pero también las Mamá Chicho. Nos da igual qué tipo de cultura tragar, lo importante es consumir. Prima la cantidad sobre la calidad. Ahora se ponen de moda los Mp4 o los móviles con TV para así poder ver películas en una minipantallita de 2x2 centímetros. Más que ver, los píxeles se intuyen. No nos importa que se oigan comentarios, eructos o pase alguien por delante de la pantalla si vemos en primicia la nueva de Tarantino grabada directamente del cine. Para qué ir al concierto de Paolo Nutini si podemos verlo en Youtube, aunque suene como si se estuviera comiendo un kebab con extra de picante dentro de una lavadora.

Y todo por esa ansia de no quedarse atrás, ¿viste el último videoclip de Jamiroquai? Sí, que lo vi. Con una calidad de 56kb, en una ventanita 3x3, con popups saliendo todo el rato, pero lo vi.

Nos da igual si vemos un documental de Haritoshima o la última burrada del vecino de arriba, o si la iluminación es buena o la cámara se mueve más que Michael J. Fox. Lo importante es engullir cultura -o pseudocultura-, sea de la calidad que sea y en cualquiera de sus variantes. Ayer vi el último capítulo de la última temporada de Prison Break. Fernando Sucre movía la boca 10 segundos después de hablar, pero ¡coño!, que estaba viendo lo último de Michael Scofield y su hermano el cabezón dos días antes de poder verlo por la Sexta.

Esperemos, al menos, que además de desarrollar hipermetropía y epilepsia, la generación Youtube vea fomentada también su imaginación y creatividad, debido a la necesidad de inventar y deducir más de la mitad de los diálogos, secuencias y melodías de las películas de deplorable calidad que ofrece Internet.

A nosotros nos tocó el Cinexin. A ellos el politono.

Sunday, March 18, 2007

Las estadísticas nunca mienten

F.C. Fallutos V.S. Meristem Utd.

Pitido inicial
Los Fallutos nunca han encajado un gol en el primer cuarto de hora.
Minuto 5. Gol del Meristem Utd. (0-1)
Siempre que el Meristem Utd ha metido un gol primero, ha mantenido el marcador hasta la segunda parte.
Minuto 10. Gol de los Fallutos. (1-1)
Nunca ha habido más de dos goles en los partidos entre estos dos equipos.
Minuto 19. Gol de los Fallutos. (2-1)
Habría que remontarse al año 1825 para ver una victoria de los Fallutos en el derby.
Minuto 25. Gol de los Fallutos. (3-1)
Con este árbitro, los Fallutos nunca han chutado un penalti a favor.
Minuto 39. Penalti a favor de los Fallutos.
El jugador que lanza la pena máxima ha marcado el 100% de los penaltis que ha chutado.
Minuto 40. El portero para el penalti.
Descanso
En las segundas partes, los Fallutos no han encajado un gol en toda la liga.
Minuto 50. Gol del Meristem (3-2)
En las segundas partes, los Fallutos no han encajado dos goles seguidos desde hace 5 temporadas.
Minuto 55. Gol del Meristem (3-3)
Desde 1920 que los Fallutos no encajan 3 goles en la segunda parte.
Minuto 70. Gol del Meristem (3-4)
Ah! Sí. En 1995 encajaron 3 goles en el segundo tiempo contra el Vakas V.S. No sería, entonces, novedad.
Minuto 70. Se anula el gol por fuera de juego (3-3)
En los últimos 15 minutos de juego es donde el Meristem ha metido más goles a lo largo de la temporada.

Final del partido
Siempre que ha habido luna menguante, Géminis está en conjunción con Saturno y yo me he puesto la noche antes los calzoncillos rojos de follar pero no he follado, los Fallutos y el Meristem Utd han empatado a 3.

Friday, March 09, 2007

Il Panderino I

Durante algunos meses estuve conviviendo con unos sicilianos. Decir que los franceses huelen mal, las portuguesas tienen bigote y los italianos son unos mafiosos sería caer en los tópicos que tan poco gustan, y que -en este caso- tan bien se adecuan a la realidad. Compartía piso con dos italianos y una chica italiana, además de con sus compatriotas que venían por la tarde a tomar té y a trapichear con panetones y bicicletas. Entre ellos estaba Guido, un siciliano con chaqueta color butano y unas cizallas como las que usaba Roberto Dueñas para cortarse las uñas. Él era el capo. Por sus manos pasaba todo aquel objeto tasable que su familia pudiera vender en el mercado negro de Christiania. Era él quien organizaba las noches de lujuria en Political Science. Si le caías bien, estabas invitado a una copa de limoncello y a un baile con Martina mientras sonaba en la gramola una canción de Celentano. Si le caías mal, y aunque en lugar de encontrar una cabeza de caballo en la cama te encontraras un manillar de bici, sabías lo que aquello significaba, ¿capito?

Como inquilino de excepción de su base de operaciones que era, le caía bien a Guido. Yo le ofrecía embutidos serranos y él, a cambio, me protegía de cualquier cosa que pudiera ocurrirme. Hasta que interferí en sus negocios. Una mañana fría y lluviosa de octubre me dispuse a recorrer los tres kilómetros y dos puentes que me separaban de la universidad con mi bici color azul pastel, cuando me di cuenta de que mi vehículo no estaba donde yo lo había dejado la noche antes. Los muy mascalzonne le habían robado la bici a su enlace con la colonia hispana. Tras comentarle el incidente a mis compañeros de piso e insinuarles que si no aparecía podrían quedarse fuera del negocio de contrabando de jamón, la bicicleta apareció dos días después cerca de la estación del metro con la rueda pinchada, señal inequívoca del malestar que había provocado el incidente dentro de la familia siciliana. Ahora querrían acabar conmigo y tan sólo necesitaban una excusa para no manchar sus conciencias. Y Guido, sabedor de mi vacuidad nocturna provocada por el alcohol, me llevó a un rincón de la cocina, me invitó a una grappa y me dijo:

- Marinni, questa nocce io no vado a la festa. Alessia, la tua compañera de piso, sí que vuole anare. Llévala contigo y fare que se divierta. Ma portala sana y virgen a casa por la matina. Si cualcosa le pasara, las tuas pelotinis caerán al Etna así como sin querere, capisce?
Yo, lo más que pude tartamudear fue:
- Azzurro, il pomeriggio è troppo azzurro e lungo per me - como queriendo decir: “capito”.

Había encontrado mi punto débil. ¿Cómo iba yo a cuidar de una persona por la noche cuando ni siquiera podía controlarme a mí mismo?

Alessia era una chica de un pueblo pequeño al norte de Sicilia, que era la primera vez que salía de su Italia natal. Una chica tímida y recatada, que descubrió todos los placeres de la vida precisamente la noche en que yo tenía que cuidar de ella. Se me escapó de las manos. Se conoce que aprovechándose de la ausencia del patriarca, la chica se desinhibió y no paró de beber y de morrearse con cualquiera que pasara por su zona de bailoteo. Y yo, en vez de huir, intentaba calmar a Alessia, que ya se había liado con más tíos en una sola noche que Ámbar (anteriormente conocida como Tamara, anteriormente conocida como Prince) en toda su asquerosa vida. Logré acomodarla en un sofá, junto a un danés que, por supuesto, le manoseó hasta los sobacos. Intenté calmarme y tras dos gintonics decidí que lo mejor era llevármela fuera, atarle los tobillos a una piedra, echarla al río y huir a Laponia. Pero ya no estaba. La había dejado en el sofá y ya no estaba. Vafanculo. Ahora sí que la había cagado. Eran las 6 de la mañana, había perdido a Alessia y, como consecuencia, también mis huevos. Intenté escapar, pero los matones de Guido me esperaban. Me cogieron y me llevaron a ver al capo.

- Ma qué cazzo? Dove é Alessia?
- Je ne ce’ pa.
- Vafanculo, Marinni. Sabes lo que questo significa? Que te voy a tallare las pelotini y me voy a faccere unos tagliarini a la bolognesa. Dove son las cizallas?
Nos dirigimos a mi casa para procesar la operación quirúrgica, y ya pensando en con qué rotulador pintarme un escroto ficticio en la zona amputada, giré la llave, abrí la puerta, y allí estaba ella, Alessia, con la cara lavada, algo resacosa, comiéndose mis cereales chocolateados.

Y así, gracias a los golpes de suerte con los que a veces te sorprende la vida, es como aún a día de hoy puedo dar las gracias por conservar mis pelotas.

Monday, March 05, 2007

Piropó

Lo más bonito que me han dicho nunca, tras aconsejar al camarero de un bar especializado en chupitos que se prendiera fuego a sí mismo por el bien del espectáculo:

- Tú debes de ser el gracioso del grupo, ¿no?

Saturday, March 03, 2007

Abeje el leísme

Después de les mevemientes secieles que se hen deserrellede espenténeemente en estes éltemes díes, e trevés de emeils e sms, e sen pertecepecién pelíteca nengune, come per ejemple el díe de ne clecar el bellete del tren pere pretester contre le gestién de Renfe, e el díe sen méveles contre les ebuses e les que nes vemes semetides per perte de les empreses de telefeníe mévil, e le epegueda de leces pere conciencierse de que el cambie clemétique es ene realeded, me encantería premever desde este hemelde bleg etre mevelezecién seciel sen precedente que será el día en contre del leísme en le tele. Desde meñene heste el tres de merze sen peder user le e.
Pésele.

Saturday, February 24, 2007

Cómo crear una canción de éxito

¿Alguna vez se ha sentido tentado a emular a Elvis en la boda de su prima la del pueblo? ¿Tararea aquello de “...20, 21, 22” o “...si quiere vender su piso, llame a Grupassa...”? ¿Canta más que Víctor Valdés? Si ha contestado afirmativamente a alguna de las cuestiones, nos congratula decirle que lleva usted un músico dentro. Apróvechese de su don y demuestre lo que vale. Pero no se conforme con matricularse en una academia donde la directora se parezca a Shrek y el jurado de la gala se haga más famoso que el propio cantante. Hágase Artista con letras mayúsculas, escriba sus propias canciones y cántelas. Tal y como está la industria discográfica, contra menos gente con la que repartirse el pastel, mejor. En este fabuloso tutorial le guiaremos a crear un hit parade que ya para sí quisiera el mismo Chimo Bayo. Siga todos los pasos que aquí le indicamos y seguramente sea usted el autor de la próxima banda sonora de la Vuelta a España, y a mucha honra.
Enrique Anaut nunca siguió estos sabios consejos y ahora recoge colillas para su reventa en el Polígono.


- Inserte siempre un chupchupchuruchupchup o un nananarananana en cada una de sus canciones. Son recursos muy resultones en los conciertos. Y no se apure; si Bruce Springsteen lo hace, debe de estar permitido.
- Por el mismo motivo, construya un estribillo que acabe en oooOOOOoooh sostenido.
- Gástese unas perrillas extras en un músico que se haga un solo con una guitarra sureña, hawaiana, un banjo, hukelele o trompeta. Por muy mal que suene -como en el último single de Alejandro Sanz-, lo exótico gusta; además, se agradecen esos segundos donde no canta nadie.
- Por supuesto, hable sobre el amor o el desamor. Nada de canción protesta o derivados. Eso desde Raimon que no se estila.
- Rapee un párrafo, por muy mal que quede, como Andy y Lucas. Ganará puntos en Sudamérica.
- Aprópiese de un pasado y de un rol que dé lástima, tipo James Blunt. Alguien a quien su familia le dejó en el bosque y aprendió a afinar con los urogallos, por ejemplo.
- Contrate a fans que revienten el foro de la web de los 40 principales.
- Intente por todos los medios que Alejo Stivel o Quique Santander aparezca en los títulos de crédito.
- Y sobretodo sobretodo, si quiere hacerse popular con su música, salga con alguien ya famoso, del tipo Fernando Alonso o Kate Moss.