Sunday, April 08, 2007

A blog pongo por testigo (el libro)

12 de abril de 1995

Querido diario,
Hoy he comido pollo con patatas y un yogurt.
Me gusta Lola, mi señorita de matemáticas.
Hace dos días que Felipito no me habla. Qué mal le sentó que le empujara mientras saltaba el potro en clase de gimnasia.

De un tiempo para acá, muchas cosas han cambiado: lo que antes se llamaban novatadas ahora se le denomina bulling; ya no hace falta usar la imaginación para fantasear con tu amor platónico, tan solo hay que entrar en Google para encontrar imágenes de Lola con poca ropa haciendo toda clase de algoritmos; y, lo más importante, los diarios íntimos y personales ya no son tan íntimos. Ahora se les llama blogs y todo el mundo escribe uno.

Son muchos los que emulan a Ana Frank, Kurt Cobain o Bridget Jones escribiendo sus andaduras diarias, pero son pocas las personas que las pasan tan putas como Ana Frank, se meten tantas sustancias psicotrópicas como Kurt Cobain o están tan resquemadas como Bridget Jones. Lo normal es que, siendo así, los blogs resulten aburridotes.

Pero de vez en cuando se encuentra alguna historia entre tanto blog que te alegra la mañana. El libro “A Blog pongo por testigo” busca esas historias, las recopila y te las ofrece en formato papel para que no te dejes las retinas abrasadas delante de tu PC.

“A Blog pongo por testigoes una recopilación de 63 textos de 44 autores diferentes que, aunque poco (o nada) conocidos, tienen mucho más talento que el rubio de Cruz y Raya. Son historias frescas, divertidas y originales que te harán pasar un buen rato sin tener que recurrir a los ya manidos vídeos de chinos pegándose de talegazos contra el suelo bajados del Youtube.

Encuentra más información en http://ablogpongoportestigo.blogspot.com

Ya a la venta en las mejores librerías.

2 comments:

JouPow said...

Y lo mejor es poder leer esas historias por la patilla...

Ganyuls de merde!

elpako said...

Ummm...

Nunca me había planteado qué coño era una bitácora...más bien el concepto permanecía en mi mente como un ente indefinido sin otro propósito que consignar que el cofre estaba enterrado a veinte pasos de la roca con forma de calavera (sospechosa, sospechosa...) o que McHuntington se había vuelto loco y la mitad de la tripulación tenía escorbuto.

Así que ésto es lo que has estado haciendo todos estos años... Comprendo que ya no me necesites. Realmente queda mejor "bitácora" que "paco".

Aterntos al spin off del presente libro: "A Yahoogroups pongo por Testigo"