Thursday, December 06, 2007

De parranda

- Dicen que el editor que le encargó "A Blog pongo por testigo" le cortó las manos al ver el resultado económico del libro. Ahora, con sus muñones, cuando quiere poner "feismo" pone "gdfgweroisdamkpo" y por eso no escribe.
- A mi me dijeron que se enamoró perdidamente de Amor la primera vez que salió en Gran Hermano, tanto que se fue directo a Guadalix a esperar su salida. Mientras él iba en Renfe, el resto del planeta se enteró de que no era la petaca del micrófono el bulto de sus pantalones. Él no lo supo hasta que notó un ligero cosquilleo donde la espalda pierde su nombre (para adquirir el nombre de culo, que es lo que tiene la fisonomía, que le pone nombres a las diferentes partes del cuerpo). Y ahora no quiere contar nada más de su vida.
- Pues yo creí que quien escribía en Ooohmyblog! era el simio que reconoce la posición de los números más rápidamente que un ser humano -1234567890- y que no podía escribir porque estaba estudiándose la secuencia para salir en la tele.

Un consejo: no os creais nada de lo que dice Piqueras ni nada de lo que podais leer en Internet. Es cierto que estaba estudiándome la serie del 1 al 10. Es cierto que mi editor me odia y que recibo llamadas susurrantes a media noche, pero -de momento- conservo todos los apéndices. Y hablando de apéndices, es cierto que Amor la tiene más prieta que un bote de pepinillos. Pero para nada es cierto que haya dejado de escribir en el blog por alguna de estas razones, que por cosas peores hemos pasado.

La verdad es que mi vida ha dado un giro radical. Es como si Bertín Osborne borracho me hubiera presentado a la audiencia y me hubiera dado una patada hasta el túnel aquel lleno de humo, que parece la puerta de la Tesorería de la Seguridad Social. "Y Meirin se va a convertir en... Rafaella Carrá". Y efectivamente, mi cabello está pasando por una fase de transición a rubio antes de que se me caiga del todo. Además, he encontrado piso cerca de la comisaría donde mi gran colega Pou acostumbra a acudir cada sábado por la noche, no vivo solo, no duermo solo y, para colmo de mis males, me he hecho autónomo.

Así que me he pasado un mes entre funcionarios, administradores de fincas, enseñadores de pisos y atendedores al cliente varios. El mejor, el de Orange, que me tuvo un mes con una conexión a 56Kb. Un quiero y no puedo, como Julio Iglesias. Por eso, y por todo lo que no he escrito durante estos días, quisiera dedicarle este post a toda esa pandilla de hijosdeputa. Y ahora, Bertín, ¿ya puedo cantar?