Saturday, June 25, 2005

No quiero problemas

El otro día el amigo de un amigo de un amigo fue a cenar con los amigos de unos amigos de los amigos (uh!, vaya lío). Normalmente, no te puedes fiar ni de tuputavieja, pero menos te puedes fiar de personas que superan el grado 2 en tu árbol genealógico de la amistad.
Como es menester, en una cena entre personas desconocidas se tiene la tonta costumbre de hablar.
Yo mientras ceno con mi familia no hablo, y así nos va de bien. Intuitive comunication, que lo llaman. Y si a mi hermano le da por hablar mientras están dando las noticias deportivas en la tele es que algo va mal.
No fue este el caso, y en la cena se habló un poco de todo, enfatizando en la crítica hacia personas ausentes en la mesa, como es natural.
Pero claro, el amigo del amigo de mi amigo (uh!, vaya otro lío) no se dio cuenta que hay que tener cuidado con quién y a quién se está criticando. El caso es que se metió con la novia de uno de los presentes sin saberlo, dando la casualidad de que había bebido -con lo que el nivel de comentarios sangrantes aumenta- y que, fíjate tú qué gracia, estaban grabándolo todo con una de estas nuevas cámaras digitales-teléfono-mp3-grabadora-tostadora que hay en el mercado.
Ahora hay mal rollo entre los amigos de los amigos de mi amigo y los amigos de mis amigos que son mis amigos (joder con el puto lío!), como es menester.
Como de estas reuniones no puede salir nada bueno y siempre salen más enemigos que en Rambo , aquí van algunos consejos -rollo Cosmopolitan- para estar ojo avizor:
- Si al hablar con la persona que tienes enfrente, dices un nombre propio y el de al lado se interesa rápidamente por lo que vas a decir, cambia instantáneamente de conversación. Es aconsejable cambiarle el género -si ibas a hablar de Manuel, mejor hablar de Manuela- e inventarte una exnovia en las afueras de Móstoles.
- Si vas a la máquina de tabaco y en vez de decir "su tabaco, gracias" suelta "te voy a matar hijodeputa", sospecha.
- Si la máquina tragaperras TARAREA la canción de los pajaritos, sospecha también.
- Si del baffle sale una luz roja que te apunta directamente a la frente, haz como que buscas algo debajo de la mesa y espera.
- Ojo con los floreros, puede haber micrófonos ocultos; si los claveles tienen un tallo negro y muy largo, sospecha.
- Si el camarero te atiende educadamente, te trae la comida rápido y veloz, no te tira la cerveza y te trata de usted, sopecha, porque no suele ser habitual.
- No comas nada que no haya sido probado previamente por el anfitrión.
- Si es un cumpleaños de alguien que no conoces, ni se te ocurra regalarle condones de sabores.
Hace gracia y tal, pero puede ser tomado como una ofensa por su novio.
- Al no conocer demasiado a los asistentes, pide siempre lo más caro porque pagareis a medias, y nadie te conoce, por lo que se cagarán en tu madre, pero poco.
- Nota personal: si vais a un chino, cambia siempre el postre por más sangría.
- Y recuerda: si es una cena donde sólo van los amigos de los amigos de unos amigos, ¿te has preguntado qué cojones pintas ahí?

4 comments:

Anonymous said...

los amigos de mis amigas son mis amigos, esto no era una canción?? tb es aplicable (palabra mala de cojones) a las amigas de mis amigos son mis amigas....

Basda said...

Acabo de caer por aquí, así como quien no quiere la cosa, y me está encantando el blog.

Pues nada, habrá que añadirlo a los favoritos y pasarse de vez en cuando, ¿no?

Anonymous said...

A mi lo que no me gustan son los programas de la TV que tienes que bajarles el volumen, como CM, Salsa Rosa, el de la Emma Garcia,...

Del muslo de Júpiter said...

Y luego sacaron la guitarra. Y tócate algo, Juan. Y yo me toqué los cojones, y no me molestaron más.