Wednesday, August 16, 2006

Matar por matar

Lo único que me gusta de las vírgenes de cierta importancia es que el día de su onomástica no se trabaja. Britney Spears casi entra en este grupo selecto, pero cayó en la tentación. Cayó tanto en la tentación que entró en el no tan selecto grupo de guarrillas célebres. Ciertamente no sé qué vírgen cumple no sé qué el quince de agosto. El caso es que las teles aprovechan para emitir peliculones, como ‘Bailando con Lobos’. El flim duró de 15:30 a 21:00. Después de cinco horas en el sofá sudado, y esperando a la resolución de la historia, me quedé con un palmo de narices cuando a los muy hijosdeputa les dio por dar paso al telediario del Matías Prats antes de que se hubieran cargado a todos los indios. No dieron el final. Ahora no sé si quedó alguno vivo, si Kevin Kosner se tira a su novia india, o si los Sioux han fichado a algún jugador de la Juventus. Igualmente, no creo que quedara ninguno vivo. Qué manía con cargarse a todo bicho viviente. Puede que peque de manuchaoísmo, pero ¿qué coño molestan unos indios fumando hierbas al lado de las montañas rocosas? ¿Hacían mucho escándalo? ¿Estaban construyendo precisamente ahí la ruta 66?
Ciertamente la película no está mal, mucho mejor que ‘Waterworld’, donde va a parar: Un individuo soldado que conoce a otros individuos indios y se respetan, aunque sean muy diferentes. Lo chungo viene cuando los individuos se juntan formando grupos. Se crecen y se arma. Todos tenemos un amigo que es muy majo y buena persona cuando vamos a tomar con él un café a solas, pero que se gilitransforma cuando va con la pandilla. La esencia viene a ser la misma. Si se encerraran Bush y Arafat en una habitación a solas, seguro que se contaban chistes de negros, y hablaban de lo bien o lo mal que su esposa hace el sofrito de los macarrones. Pero si un grupo de islamistas se encuentra en el Pryca con un grupo de marines, seguro que no queda tieso ni el pan Bimbo. No sería mala idea eso de encerrar a todo líder de pacotilla junto, y hasta que no se llevaran bien, no dejarles salir. No mandarían a tanta gente en nombre de alguien o algo que nunca aparece en la guerra, a matar por matar.

2 comments:

Lucía said...

¿De verdad que cortaron la peli?
Dices de encerrarlos y no dejarles salir hasta que llegaran a un acuerdo. Llegarían en dos segundos. Después, no cumplirían. La resolución del Líbano es algo así.

Eulalia said...

Qué buena reflexión: uno a uno somos personas; en pandilla nos convertimos en otra cosa, no hay más que ver los estadios de fútbol o las procesiones o... Los conciertos de nuestro artista preferido.
Es la adrenalina, que no nos deja pensar.